Roto

Me diste todo, 
hasta la frontera de tus labios. 
Y con mil laberintos derribaste, 
hasta la ultima de mis esperanzas. 

Ahora nada mas 
que la inconmensurable angustia 
de tu desprecio y tu amor combinados. 

Tan solo desesperar al ritmo 
de los latidos 
que ahora ahogan aullidos tontos 
en la noche de tantas extintas estrellas. 

Exudando el veneno 
que endulza mi memoria. 
Cada vez que retornes, 
hasta aquí has de llegar. 

Y sin pena ni gloria 
las incertidumbres minarán 
los campos que separan nuestros cuerpos 
para que a cada paso en falso, 
me estén esperando tus ojos 
implorando infantil perdón… 

Ya no hay tiempo para lagrimas, 
el tren parte pronto 
y bajo él deposito 
las pequeñeces que componían 
mi corazón. 

Nada mas destruir 
cada centímetro de oxidada pasión. 
Nada mas ignorar 
que a pesar del amor que nos regalamos 
los prejuicios lo asesinaron sin vacilar. 

Y ahora gravito vacío 
como un inútil satélite obsoleto. 

Y así seguir adelante. 
Y así seguir adelante. 
Y así seguir adelante. 
Y así seguir adelante. 
Y así seguir… 

Como si nada hiciera mella en la coraza. 
Como si nada surcara el abismo que hay 
dentro de mis costillas. 

Amén. 

 

8/2/2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s