A mí

 

A mi puerta viniste 
siguiendo las migajas 
como un pájaro soñador 
esperando encontrar el maná de los cielos… 

Y desde lo mas recóndito de mis brazos 
desplegué el milagro de mi voluntad. 
Ogro de extraños sentimientos soy 
y defiendo mi montaña, contra todos tus lacayos. 

Los pasos retumban en mis dominios 
y los árboles susurran extrañas notas. 
Hasta aquí llegaste, hasta el pie de los baluartes. 
Los cimientos son inmensos, las raíces oscuras y eternas… 

12/12/2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s