Dehiscencia

Podría ser victima de una falsa estrella.
Podría convertir el barro en la más firme coraza.
Podría ahogar las fuentes de negra muerte…
Cerrar las bocas.
Inundar de abismos las distancias.
Cortar las líneas.
Absorberlo todo en un masivo agujero.
Esconder la luz de las joyas.
Perder todo en los meandros del tiempo…

Las espinas dibujan sobre el cielo,
los besos del acero en mi piel.
Las grietas dejan ver el magma que surge,
la gran energía del planeta.
Guardo un secreto en el corazón de la montaña.
Guardo lágrimas en un manantial.
Y con él riego los valles,
las raíces de este bosque intrincado.

Resistiendo los asedios
y cargando sobre los hombros infiernos ajenos.
Así es como se sueldan las placas de mi yelmo.
Así es como se forjan mis manos.
Una y otra vez en contra del enemigo,
en contra de todos, en contra de mi.

Las huellas de la vida
Se leen cada vez que las sombras nos tientan
Hay quienes nos acompañen.
Hay quienes nos prometen.
Hay quienes nos abandonen dos segundos antes de

17/12/2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s